The Covenant
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Dom Mayo 03, 2015 6:54 am.

The Hole
{lee las normas de afiliación para más información}
Spectrum
Inferi EL SECRETO DE LA ROSA
Seven Kingdoms
Titanic RPG
Image and video hosting by TinyPic
Misery Business

Wizards Army Photobucket

Sobrevivire Image and video hosting by TinyPic
Photobucket LAS CENIZAS DEL FENIX
BLACKOUT
Gossip Girl RPG
Make It Up As I Go Fruit of the poisonous tree
Wittenham Asylum Homenun Revelio




Vera L. Hadley.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vera L. Hadley.

Mensaje por Vera L. Hadley el Jue Oct 25, 2012 10:34 am
















VERA L. HADLEY


DATOS GENERALES

Nombre Completo:
Vera Lillium Hadley Jones

Apodos:
Ni se te ocurra.

Edad:
Aparenta 22 años, en realidad tiene 30.

Raza:
Luz Negra

Bando:
El Mal

Lealtad:
A sí misma

Orientación Sexual:
Digamos que... sexual.

Situación Sentimental:
Soltera

Ocupación:
Sirve copas en un bar.

Nacionalidad:
Estadounidense

Clase social:
Media

PERFILES
FÍSICO

Felina. Felina en sus movimientos, en ese caminar tan particular suyo, con su contonear de caderas. Y en la mirada. Oh, sus ojos. Las puertas mismas del infierno, porque una vez te pierdes en ellos, ya no hay escapatoria. No hay duda alguna de que Vera es una joven hermosa y llamativa. Alta, delgada y con buenas curvas, Vera siempre fue un blanco natural e inmediato para las miradas. Con su piel clara que destaca en combinación con su cabello oscuro y sus ojos verdes. Unas pestañas largas y tupidas enmarcan a aquellos orbes de la perdición, seguidos por una nariz respingona y unos labios sonrosados, que esconden una lengua viperina y afilada. Y no olvidemos esas pequeñas pecas salpicadas alrededor de sus pómulos marcados que terminan dándole un toque casi aniñado.

En su forma de vestir es sencilla, prefieriendo siempre los tonos más oscuros y teniendo una predilección por el cuero. Casi siempre acompañada de una chaqueta de aquél material y el mismo colgante que jamás sale de su cuello.

PSICOLÓGICO
¿Conoces a ése tipo de personas que tu madre solía señalar y pedirte que no te acercaras a ellos? Ésas, a los que todos parecen rehuírles la mirada. Malas influencias. Ahí entra Vera. De entre las peores. De esas a las que no les duele lo que le pase a nadie y que sólo viven por ellas mismas. Mala, mala, mala. Tiene la capacidad casi innata de convencerte de hacer lo que ella quiera, y tú creyendo que ha sido tu idea. Es una experta en el arte del engaño, en las máscaras, en los personajes que ella misma interpreta. La mujer de las mil caras. Que parece tan inofensiva, pero ésas son las peores. Nunca las veces venir, porque se mueven con el sigilo propio de una serpiente, y cuando te percatas de su presencia, es demasiado tarde. Ya te tiene entre sus redes, en esa telaraña de mentiras y engaños en la que te envuelve. La viuda negra. Prohibida. Venesosa. Adictiva. Endemoniadamente adictiva. Una droga. Una mujer única. Una a la que sería mejor que no te acercaras.

Pero ella es como todo lo prohibido: atractiva. Sus ojos te atren, sus labios te atraen, sus survas de atraen. Y aunque sabes que no está bien, y aunque todas las señales te llevan a pensar que es mejor huír; te quedas. Por ella, por Vera. Y termina escurriéndose entre tus dedos, desapareciendo de tu campo de visión. Un espejismo. Que un momento ves, y al otro no. Quizá sea una mala pasada de tu mente, un sueño, una pesadilla. Una mujer que creíste conocer una noche, pero jamás volviste a ver. Desaparece antes de que puedad descifrarla, antes de que logres siquiera vislumbrar lo que se esconde tras esos ojos fríos. Oh, las puertas del alma. O quizá sería mejor decir, del infierno. Vera es como fuego. Volátil. Una bomba de tiempo. Tic, tac. Explosiva. Arrasadora. Mortal. Vera, que es salvaje como las olas del mar. Impulsiva, pasional. Oh, Vera, que muchas veces ha actuado sin pensar. Conserva cierta chispa infantil, aunque debería llamarse mejor inmadurez. Es vengativa, es egoísta y posesiva. Sí, posesiva. No toques nada suyo, nunca.

Ella es como un acertijo. Un puzzle con fichas faltantes. Es un enigma, un misterio. ¿Quién es Vera?, ni ella misma lo sabe. Es una niña que juega a ser mujer. Es mentirosa, engañosa y falsa. No es nada de lo que tú crees que es. Y mucho menos santa. Un par de alas sería lo que menos le pegaría a esta muchacha. Pecadora, ¿y qué?, es mejor bailar en el infierno que aburrirse en el cielo. Un vórtice, un agujero negro. Una vez la has conocido, ya no quieres nada más. La que te lleva por el mal camino, la que acaba con tus buen comportamiento, la que te convierte en un inmoral. Vera te llevará a la aventura más sorprendente de su vida, pero también puede ser mortal. Siempre le gustó desafíar a la muerte, jugar a engañarla. Le gusta el peligro, le gusta sentir la adrenalina corriendo por sus venas. Le gusta darlo todo. Es extremista. O le agradas, o te odia. Y será mejor que no caigas en la segunda lista, porque eso jamás trae nada bueno. Porque una ves se le teme en la cabeza algo, no descansará hasta conseguirlo.

Primero yo, segundo yo. Sólo vela por el pellejo propio y los demás que se jodan. Sería la primera en saltar de un bar hundiéndose. Solos venimos a este mundo y solos nos vamos. Si en algún punto llegaste a creer que Vera podría interesarse realmente por tí, vas mal. Porque nunca se ha preocupado por nadie. Sólo por una persona, pero ya no está. Es una persona solitaria, que no le gusta hablar sobre ella misma y que se sulfura con extrema facilidad. No le gusta la gente feliz, esos que van saltando por la vida con una sonrisa tonta en los labios y cantando que la vida es hermosa. No. Ni los críos. Esos sí que los detesta. A ellos y sus pequeñas manitos infernales. La mayoría de la gente ni siquiera le agrada. Y los únicos que se salvan de su odio perpetuo son aquellos de los cuales puede sacar algún provecho.

Virtudes: ¿Virtudes, Vera? Podríamos decir que es bastante buena para fingir una sonrisa angelical y batir las pestañas cuando es necesario. Es buena para convencer a la gente de casi cualquier cosa.

Defectos: Uf, empecemos. Es egoísta, es falsa, es mentirosa, sólo se preocupa por sí misma y es la persona más antipática jamás conocida. Eso sin contar que es una mala influencia para casi toda la sociedad. Y su mal humor, por supuesto.

Gustos: El café, le encanta. Pasear de noche, la noche en general a decir verdad. Dormir todo el día, porque a Vera es mejor considerarla como una criatura nocturna. Le gusta tener la razón y como no, conseguir que se cumpla su santa voluntad. Y salir a pasear a Colmillos, que le relaja.

Disgustos: No tener el control, de las situaciones o de las personas mismas, cualquier cosa que se salga de entre sus manos le pone de un humor de perros. Las personas demasiado felices, los bebés, los críos y casi la gente en general, cuanto menos se le acerquen y pretendan interesarse por su vida, mejor.

Miedos/Fobias: Podríamos decir que a lo que más le teme Vera en este mundo, es a perder.

Debilidades: Había una, y era Patch.


FAMILIA & HISTORIA
FAMILIA
Robert J. Hadley | Padre | Vivo: Nunca fue un padre ejemplar. Adicto al trabajo, al alcohol y como no, a las mujeres con un buen par de tetas. Sabía de primera mano que le era infiel a su madre, aunque está casi segura de que ella lo sabía también. Luego de su muerte y posterior "resurrección", no lo ha vuelto a ver.

Margot O. Hadley (Jones) | Madre | Viva: Le tuvo paciencia, mucha. Siempre supo que su marido le era infiel, y no con una, si no con muchas. Pero ella es tonta, y sigue con él porque le ama, a pesar de sus desplantes. No la ha vuelto a ver luego del incidente.

HISTORIA
La tan esperada niña llegó en medio de una tormenta, como anticipando lo que sería su vida. En cuando abrió esos ojos verdes y miró a su madre por primera vez, sabía que se la había ganado. Fue llamada Vera por su abuela, y Lillium por ser la flor preferida de su madre. Los lirios. Pero fue esa calma inicial la que antecedería a la tormenta venidera. Los primeros años de su vida, Vera no pudo quejarse por nada, tenía todo cuanto deseaba y pronto aprendió que con ese mirar y esa sonrisa bonita, podría conseguir lo que quisiera. No hubo nadie que pudiese resistirse a sus encantos. Se volvió malcríada, prepotente y una niña con muy mala actitud, comportamiento que le seguiría hasta la adolescencia, donde se volvería cada vez más volátil e inestable. Si bien está claro que con la llegada de la pubertad comienza la rebeldía común de ésa edad, con Vera era otro cuento muy distinto. Su padre nunca estaba en casa y su madre se hacía la que no sabía dónde estaba. Pero todos lo sabían. Sí, todos sabían que su padre se acostaba con otras. Vera jamás entendería cómo su madre continuaba al lado de un hombre que ni le amaba, ni mucho menos la respetaba.

Por esa razón, Vera prefería pasar el mayor tiempo posible en la calle, y sería allí donde conocería a Patch. Él era todo lo que una jovencita como ella desearía: desenfadado, con mala actitud y como no, extremadamente guapo. Como mosca a la miel cayó entre sus redes, y pronto se volvieron inseparables. No había lugar al que no fueran juntos. Patch y Lilli, como él la llamaba. Mi Lilli. Él le ayudó a sobrepasar los problemas en casa, él fue su primer amor. Y el primer amor jamás se olvida. Los años pasaban y aunque ambos crecían, el sentimiento se mantenía, y con más fuerza que nunca. Su padre había dejado de vivir en la misma casa y su madre estaba entregada a su dolor. Pero Patch no era un santo, y sería el encargado de introducir a Vera en el oscuro mundo de las drogas. Con la falta de dinero presente, comenzaron a robar, a asaltar súper mercados y prácticamente, hacer de las suyas. Era como Bonnie y Clyde, una broma que disfrutaban en privado. Conforme avanzaban, más poderosos se sentían y contra más poderosos se sentían, menos pensaban en las consecuencias.

Fue una noche, tarde, quizá pasada la media noche. Patch y Vera iban en búsqueda de su dosis semanal, cuando quedaron en medio de una pelea entre pandillas. Patch tenía algunas deudas y cuando uno de los tipos le apuntó, Vera cometió la estupidez que le costaría la vida: le gritó. Se enfrentó al tipo y como era de esperarse, ésta terminó recibiendo un tiro mortal. En medio de un callejón quedó sin vida Vera, con los ojos aún abiertos y aquél collar que le había regalado Patch, el mismo que no dudó en huír y abandonar la escena del crimen. Pero ésa noche también abandonaría a Vera, para siempre.

O al menos eso creía. Gracias a su mal comportamiento en la tierra, a sus actos delectivos y a su escasa moral y conciencia, fue elegida para ser Luz Negra, que se encargaría de cazar y acabar con las Luces Blancas. Regresó a la misma ciudad, diez años después, para cumplir con su nueva "misión", pero sin saber que algunos fantasmas del pasado... pueden regresar.
OTROS

ω Tiene un boxer, se llama Colmillos. Es arisco, igual que ella y es su única compañía en el piso donde reside.

ω Conserva un collar, regalo de una persona que en alguna época fue especial para ella.

ω Sólo hay una persona en la tierra que le llama Lilli, y no ha vuelto a saber de él.

ω Se ha hecho un pircing en la lengua, para ir a "tono".



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
By [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]





avatar
Vera L. Hadley

Mensajes : 4

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vera L. Hadley.

Mensaje por Los Avatares el Vie Oct 26, 2012 4:34 am

ACEPTADA


¡Bienvenida! Ya puedes hacer los Registros pertinentes y,
no olvides leer todos los apartados de la Ambientación para más información.

Atte. Equipo Admins The Covenant RPG
avatar
Los Avatares
Staff

Mensajes : 165

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.